Magnetismo

magnetismo 2

Magnetismo

Artistas: Natalia Cristófano, Gustavo Daniel Ríos

Curaduría: Evelyn Marquez

Naranja Verde, Buenos Aires.

Junio 2013

 

 

 

 

 

¿Acaso vemos la cienmilésima parte de lo que existe? Observe por ejemplo el viento, que es la fuerza más poderosa de la naturaleza; al viento, que derriba hombres y edificios, que arranca de cuajo los árboles y levanta montañas de agua en el mar, que destruye los acantilados y que arroja contra ellos a las grandes naves; el viento que mata, silba, gime y ruge, ¿acaso lo ha visto alguna vez? ¿Acaso lo puede ver? Y sin embargo existe.

Guy de Maupassant

Hacer visible lo invisible es una de las premisas con las que trabajan Gustavo Daniel Ríos y Natalia Cristófano. Revelan la fuerza y el sentido de un elemento imperceptible a la vista como es el viento; hacen manifiesto un campo de energía tan poderoso como el que se desprende de un mandala.

Las pinturas circulares de Gustavo Daniel Ríos remiten a un trabajo iniciado por el artista argentino Emilio Petorutti, una línea que desarrolló en la década de 1910, durante el período de acercamiento del pintor al futurismo italiano. Una de sus principales preocupaciones en ese momento pasaba por captar en una imagen estática y de dos dimensiones como es una pintura, factores como el movimiento, la aceleración y la modernidad. Ríos rescata y renueva estas investigaciones formales, centradas en su caso en plasmar algo tan inconsistente, intangible y veloz como es el viento, utilizando para ello una paleta vibrante, cuya proximidad de vectores de color le otorgan el efecto visual del dinamismo.

Las obras de Natalia Cristófano se aproximan al mundo oriental. El simbolismo de su geometría atraviesa la síntesis de la existencia el universo, una confluencia de principios vitales que se manifiestan mediante una fuerza centrífuga y centrípeta a la vez. Evolución, desarrollo, crecimiento; involución, muerte, transformación. La circularidad de los mandalas remite a las cualidades cíclicas de la vida. Después de todo, el universo se mueve en círculos, en un eterno retorno de las fuerzas de la naturaleza.

Como ha sucedido reiteradamente a lo largo de la historia, cada vez que se aproxima un fin de ciclo, el cierre de un milenio o la llegada de una fecha considerada como astralmente determinante, suele observarse un incremento de la espiritualidad, de acercamiento del hombre hacia esferas superiores de energía, en búsqueda de protección divina ante la posibilidad de un cataclismo próximo. En los últimos años, esta tendencia viene percibiéndose de forma manifiesta, en un interés masivo cuyo punto de encuentro con lo estrictamente religioso es mucho menos explícito que en otras épocas.

Para los artistas en cambio, esta aproximación no es para nada nueva; desde los trabajos de Kandinsky acerca del factor espiritual en el arte, una vertiente de obras se ha movido en este campo a los largo del último siglo, en contraste con operaciones de carácter mucho más racional que resultaron dominantes en la estética. Actualmente este tipo de obras concebidas con un cariz de índole más espiritual encuentran una visibilidad potencialmente mayor y es sobre estos conceptos y temáticas telúricas  por donde transitan las preocupaciones formales de los trabajos tanto de Ríos como de Cristófano.

DSC01214

DSC01212

DSC01223

DSC01218

DSC01220

rios

DSC01215

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s